Universidad de Harvard: Mejora tu Cerebro con la Meditación

La meditación reconstruye literalmente la materia gris del cerebro en sólo ocho semanas, según un estudio realizado por investigadores de Harvard en el Hospital General de Massachusetts.



Se trata del primer estudio que documenta que la meditación provoca cambios en la materia gris del cerebro.

Según un artículo publicado por la Universidad de Harvard, participar en un programa de ocho semanas de meditación de atención plena parece provocar cambios medibles en zonas del cerebro asociadas con la memoria, con la sensación de ser uno mismo, con la empatía y con el estrés.

mejora tu cerebro con la meditación

“La meditación suele asociarse a una sensación de paz y de relajación, pero quienes la practican aseguran que además sienten mejoras cognitivas y psicológicas que afectan al resto de su día”.




Sara Lazar, autora senior del Programa MGH de Investigación de Neuroimagen y Profesora de Psicología de la Facultad de Medicina de Harvard afirma que el estudio demuestra que los cambios apreciados en la estructura del cerebro pueden ser el verdadero motivo detrás de esas mejoras, y no solo que las personas dediquen un tiempo a relajarse.


Estudios anteriores llevados a cabo por este equipo de investigadores hallaron diferencias estructurales entre los cerebros de los meditadores experimentados y los individuos que no habían practicado la meditación.


En ellos se había observado un engrosamiento del córtex cerebral en áreas asociadas a la atención y a la integración emocional, pero no se había podido documentar que esas diferencias se debieran la meditación.


En el estudio objeto de este artículo se tomaron fotografías de resonancia magnética de la estructura cerebral de 16 participantes dos semanas antes y después de que participaran en el programa para la reducción del estrés basado en una práctica de meditación de atención plena, en el Centro de Mindfulness de la Universidad de Massachussets (MBSR).


Aparte de dos reuniones semanales que incluían la práctica de meditación de atención plena, enfocada en mantener una conciencia de las sensaciones, de los sentimientos y del estado mental libre de juicios, los participantes recibieron grabaciones en audio de una práctica de meditación guiada y se les pidió que anotasen cuánto tiempo meditaban cada día. También se tomaron fotografías de resonancias magnéticas en un grupo de control de personas que no meditaban, en el mismo intervalo de tiempo.


Los participantes en el grupo de meditación pasaron una media de 27 minutos al día meditando.


El análisis de las imágenes de la resonancia magnética mostraron un aumento de la densidad de la materia gris en el hipocampo, importante para el aprendizaje y la memoria, y en estructuras asociadas con la conciencia de uno mismo, la compasión y la introspección.


La disminución del estrés reportada por los participantes se correspondía con una disminución en la densidad de la materia gris en la amígdala, conocida como factor determinante en el desarrollo de la ansiedad y el estrés.


Aunque no se percibió ningún cambio en la ínsula, la estructura asociada a la conciencia de uno mismo que había sido identificada en estudios anteriores, los autores sugieren que puede ser necesaria una práctica de meditación a largo plazo para producir cambios en esa zona. Ninguno de estos cambios fueron percibidos en el grupo de control, lo que indica que no fueron resultado del mero transcurso del tiempo.


En palabras de Britta Hözel, primera autora del documento e investigadora en MGY y en la Universidad de Giessen en Alemania: “Resulta fascinante observar la plasticidad del cerebro y cómo al practicar meditación podemos cambiar nuestro cerebro, y mejorar nuestro bienestar y calidad de vida.


Otros estudios llevados a cabo con distintos pacientes han demostrado que la meditación puede mejorar notablemente toda una variedad de síntomas, y ahora estamos investigando los mecanismos subyacentes en el cerebro que facilitan este cambio”.


Amishi Jha, neurocientífico de la Universidad de Miami que investiga los efectos de la meditación de atención plena en personas sometidas a situaciones de elevado estrés, dice:


“Estos resultados arrojan luz sobre el mecanismo de acción de este tipo de meditación. Demuestran que la experiencia personal del estrés no solo puede verse reducida con un programa de meditación de ocho semanas, sino que este cambio en su experiencia se corresponde con cambios estructurales en la amígdala, un descubrimiento que abre las puertas a nuevas posibilidades de investigación del potencial del potencial de la meditación para protegernos de los desórdenes asociados al estrés, como por ejemplo el síndrome de estrés post-traumático.


James Carmody, del centro de Meditación de Atención Plena en la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusets es uno de los autores del estudio, patrocinado por los Institutos Nacionales para la Salud, la British Broadcasting Company y el Instituto para la Mente y el Cuerpo.


Si desea más información sobre el trabajo del equipo de Lazar, pulse aquí.



Archivo de Programas
Entradas destacadas
PROGRAMAS ANTERIORES